Diseño y construcción de plantas para el tratamiento de frigoríficos

Coparm es una de las empresas europeas líderes en el diseño y construcción de plantas para el tratamiento de frigoríficos, plantas para el tratamiento de residuos, una realidad única de productos, soluciones y servicios en el campo de la ecología y el reciclaje: máquinas y plantas para el embalaje y el tratamiento de residuos tales como papel, cartón corrugado, nylon, recipientes de plástico para líquidos, botellas de PET, trozos de pulpa de fábrica de papel, residuos sólidos urbanos mezclados y residuos industriales.

Solicita un presupuesto gratuito – Estamos a su entera disposición

Pueden confiar en los profesionales de Coparm para todos sus ámbitos de negocio.

plantas para el tratamiento de frigoríficos Coparm
Prensas industriales

Prensas automáticas, manuales
y para metales

Detalles
Cintas transportadoras

Equipos modulares para el transporte de residuos.

Detalles
Cribas

Cribas para la separación de RSU, RSA , maderas y plásticos.

Detalles
Cizalla guillotina

La solución ideal para los recuperadores de papel.

Detalles
Trituradoras

Una gama completa de trituradoras industriales.

Detalles
Plantas de selección

Tratamiento, transporte y clasificación de residuos.

Detalles
Máquinas enrolladoras

Enrollamiento automático de las balas de residuos.

Detalles
Abrebolsas

Abertura óptima de las bolsas de diferentes tamaños.

Detalles

plantas para el tratamiento de frigoríficos

COPARM diseña, fabrica e instala plantas para el tratamiento de frigoríficos, plantas específicas para el tratamiento, transporte y clasificación de materiales reciclables como papel, recogida selectivas de residuos, materiales mezclados y desechos industriales similares.

El éxito del tratamiento de fracciones de residuos se relaciona principalmente con la selección que se hace en el origen, lo que intensifica la porcentaje de valoricación.

COPARM puede ofrecer la mayor cantidad de soluciones diferentes, a partir de los sistemas básicos para la selección manual y automática hasta plantas más complejas, que incluyen maquinarías y equipos específicos y cada vez más sofisticados, para obtener resultados en pleno cumplimiento de la normativa vigente, en el ámbito de la eliminación de residuos y de acuerdo con las normas de seguridad.

Puede confiar en los profesionales de la empresa Coparm para cada ámbito de negocio. Estamos a su entera disposición, cumpliremos su cada exigencia, aclaración, preguntas o solicitudes. Póngase en contacto con nosotros para un presupuesto gratuito al número +39.0835.757014.

SOLUCIÓN DE 40 UN./H
Partiendo del frigorífico entero, se seleccionan y separan materiales como el hierro, el plástico, el aluminio, el cobre, el poliuretano y el vidrio, con un porcentaje de aproximadamente el 90% de materia primera para enviar a reciclar.

El proceso de recuperación se completa con la aspiración de los gases usados en los circuitos refrigerantes, cuyo almacenamiento en una planta criogénica garantiza que no se produzcan emisiones nocivas a la atmósfera.
Pensado para tratar 40 piezas por hora, gracias a su funcionamiento totalmente automático, permite conseguir una reducción significativa de los costes de funcionamiento. De hecho, para la fase de trituración no se necesitan más de dos o tres operarios.

TECNOLOGÍA EXCLUSIVA
La planta para el tratamiento de los frigoríficos realizada por Coparm constituye un importante punto de llegada:

desde el aspecto tecnológico (posibilidad de tratamiento de los frigoríficos con CFC y con pentano con total seguridad)
por los reducidos impactos medioambientales (ninguna emisión a la atmósfera gracias al sistema de aspiración e inertización del aire)
por su capacidad para proporcionar un producto de salida de excelente calidad.

DIMENSIONES DE LOS FRIGORÍFICOS QUE PUEDEN TRATARSE

anchura máx. 1.050 mm
profundidad 950 mm
altura 2.000 mm
peso hasta 80 kg

GRADO PUREZA FRACCIONES SEPARADAS

95% en volumen espuma de poliuretano
98% en peso fracciones ferrosas
93% en peso fracciones aluminio/cobre
96% en peso fracciones plásticas

Tratamiento y reciclaje de frigoríficos

De los RAEE, los residuos electrónicos, destaca el grupo denominado R1, al que pertenecen los frigoríficos y aparatos de refrigeración en general. La peligrosidad de estos aparatos se debe a su contenido de gases refrigerantes perjudiciales para la atmósfera (CFC, R21, R22, R600).

Las plantas que Coparm desarrolla, diseña y fabrica permiten la recuperación total de frigoríficos con impacto medio ambiental “cero”: control de flujos de aire, control del polvo producido por la trituración, insonorización de los componentes más ruidosos y recuperación total de los gases peligrosos.

El proceso de producción permite recuperar los siguientes materiales:

Hierro (62%)
Metales no ferrosos (6%)
Plásticos (16%)
Poliuretano (10%)

Recuperación de Frigoríficos y Electrodomésticos

A través de las Plantas de Reciclado y sus ciclos de producción, se obtienen a partir de frigoríficos enteros, todos los materiales que lo componen: hierro, material plástico, cobre, acero, aluminio y poliuretano. Se logra además de la recogida de contaminantes, la separación y almacenamiento automático de estos elementos.

El tratamiento y recuperación de los frigoríficos se compone de 4 fases principales:

Preparación para el tratamiento
Reducción volumétrica en tamaño homogéneo
Aspiración, condensación y almacenaje de gas
Separación y transporte de los materiales y eliminación del polvo

Instalaciones para el reciclaje de frigoríficos

En el reciclaje de frigoríficos usados sigue estando en primer plano la recuperación de clorofluorocarbonos (CFC) que dañan el clima. Hoy en día, el reciclaje de frigoríficos no sólo contribuye a la protección del medio ambiento sino que, teniendo en cuenta los precios de la materia prima, como por ejemplo de hierro, cobre y aluminio, resulta ser económico.

En el proceso de reciclaje de los frigoríficos, el nitrógeno sirve para dos propósitos: El nitrógeno líquido mediante su frío extremo congela el gas de efecto invernadero CFC y lo elimina del gas de escape. Además, el nitrógeno en su fase gas evita que durante la trituración de los frigoríficos se produzca una explosión de polvo.

Referencias